Si os gustaban los dos árboles que aparecen en la foto de arriba marcados cada uno con una “X” roja, siento deciros que ya no los volveréis a ver. El viernes pasado me encontré con que los habían talado.

Lo que veréis a partir de ahora en ese mismo sitio es esto otro:

primo-de-rivera-las-dos-primeras-talas

Precioso, ¿verdad?

Mucha gente no se ha dado cuenta aún de que ya faltan dos nuevos árboles en nuestra ciudad. ¿Que qué ha sido de ellos? Pues esto es lo que queda del de la izquierda, el que estaba frente al paso de peatones:

tocon-primo-de-rivera-1

Y esto otro, lo que queda del de la derecha, el que estaba delante de la tienda de Caldera:

tocon-primo-de-rivera-2

Pero lo peor de todo no es la desolación a la cual parece estar empeñado nuestro Ayuntamiento en querernos acostumbrar.

Lo peor de todo es que, desde mi punto de vista, estas talas eran además innecesarias.

Por qué nos quitan nuestros árboles

No voy a argumentar aquí que no era necesario talar esos árboles (ni muchos que desgraciadamente les seguirán) por la sencilla razón de que el parking de Primo de Rivera es innecesario.

Cada uno puede tener su propia opinión sobre el tema del parking. Yo tengo la mía y así la he manifestado, pero lo que voy a exponer a continuación no tiene que ver con la polémica parking sí o parking no. Tiene que ver con la desidia, con el descontrol y con la falta de sensibilidad de un ayuntamiento. Con todo eso y/o con cosas aún peores, me temo.

Vamos a olvidarnos por un momento de la idoneidad o no del parking subterráneo de la Avenida Primo de Rivera. Vamos a suponer que hace falta y que se trata de un proyecto necesario. Ya sé que la mayoría de los que estáis leyendo esto no pensáis así, pero por favor haced de tripas corazón y poneos en ese supuesto, aunque sólo sea para que resulte más fácil entender mi razonamiento.

¿De acuerdo? Vale, supongamos que Cáceres necesita un parking así. El ayuntamiento prepara entonces un anteproyecto que sirva de base para su licitación. Lo que os presento a continuación es parte de un plano extraído de dicho anteproyecto:

primo-de-rivera-primeras-talas-plano

En ese plano he marcado con dos “X” rojas la ubicación aproximada de los dos árboles recién talados, y con una línea negra he resaltado el contorno exterior del parking. Esa línea negra la he incluido por claridad, ya que el plano original marca con una doble línea discontinua los muros de contención del parking, pero no resulta demasiado visible. La línea negra está trazada directamente sobre la línea discontinua exterior del plano original.

¿Os llama algo la atención? Bingo, los árboles talados quedan fuera de la zona teóricamente afectada por el parking.

En otra parte del anteproyecto, en el Pliego de Prescripciones Técnicas que tendrán que regir en el Concurso para la Construcción y la Explotación de un Aparcamiento Público Subterráneo en la Avenida de Primo de Rivera en Cáceres, se indica claramente que las condiciones que deberán cumplir las obras son las reflejadas en el Anteproyecto redactado, y que el Proyecto de Construcción del Aparcamiento que deberá redactar y presentar el concesionario se ajustará también a las especificaciones contenidas en el Anteproyecto.

Entonces, ¿por qué nos han quitado esos árboles?

Se me ocurren varias posibles respuestas a esa pregunta. Sin pretensión de incluir todas las posiblilidades, a bote pronto puedo encontrar las siguientes explicaciones:

  • La obra se está ejecutando fuera de las condiciones previstas, sin que al Ayuntamiento de Cáceres le importe.
  • Los árboles han sido talados sin control alguno y simplemente por comodidad o por ahorro de costes para la empresa responsable de las obras (sin que al Ayuntamiento de Cáceres le importe).
  • El Ayuntamiento de Cáceres ha licitado estas obras en base a un proyecto final que no respeta el propio anteproyecto del Ayuntamiento (sin que le importe lo más mínimo).
  • El replanteo se ha realizado sobrepasando las dimensiones originalmente previstas en el anteproyecto (sin que al Ayuntamiento de Cáceres le importe).
  • El Ayuntamiento ha negociado con la empresa concesionaria unas condiciones más favorables para la misma que las previstas en el anteproyecto, dado que en caso contrario el beneficio obtenido no habría sido suficiente y el proyecto habría resultado inviable sin que el actual consistorio pudiera sacarlo adelante (sin que al Ayuntamiento de Cáceres le importen las consecuencias).
  • El anteproyecto del Ayuntamiento es deficiente o erróneo y no responde a la realidad de la obra que se ha licitado (sin que al Ayuntamiento le importe lo más mínimo).

Puede haber muchas más explicaciones de este tipo, ya he dicho que no se trata de una lista exhaustiva. Creedme que me encantaría que la explicación real no respondiera a ninguno de esos supuestos ni a ninguno que se le parezca, y que alguien pueda dármela y ponerme colorado.

Pero, por desgracia, me temo que no tendré esa suerte. Desafortunadamente, ya me ha tocado sufrir en mis propias carnes algunas experiencias relacionadas con el Ayuntamiento que me hacen temer que no existe una explicación más benigna que cualquiera de las anteriores.

Es decir, me temo que estos dos árboles, así como muchos otros que vendrán detrás, han muerto innecesariamente.

Parece algo demencial que seamos los ciudadanos los que tengamos que estar alerta para que los proyectos promovidos por el Ayuntamiento se lleven a cabo dentro de las condiciones propuestas por ellos mismos, ¿no?

Pero es que al Ayuntamiento de Cáceres parece preocuparle muy poco el futuro de los árboles que, no lo olvidemos, son de nuestra propiedad, de la propiedad de todos los ciudadanos de Cáceres. Y paso a explicar por qué digo esto.

Para el Ayuntamiento, los árboles de esta avenida no existen

No, no lo digo yo. Lo dice el propio Ayuntamiento en el anteproyecto del parking. O mejor dicho, no lo dice porque no dice absolutamente nada de los árboles, lo que implica que al Ayuntamiento estos árboles le importan un comino, como si no existieran.

Haced la prueba. Descargaos los ficheros del anteproyecto y haced una búsqueda en PDF. Buscad las palabras “árbol”, “árboles” o cualquier otro término que pueda indicar dónde se plantea en el anteproyecto el impacto de la obra del parking sobre los árboles existentes. No encontraréis nada.

Existe en el anteproyecto un capítulo dedicado a las Afecciones al Entorno y otro a la Evaluación del Impacto Ambiental. Ambos son despachados de la siguiente forma:

primo-de-rivera-primeras-talas-anteproyectoAsí de triste. La eliminación de árboles no merece la más mínima consideración como “afección al entorno”. Y donde podéis leer “en los planos correspondientes se detallan los facilitados por los distintos servicios”, no penséis que uno de los servicios referidos es el de Parques y Jardines.

Por otra parte, el impacto ambiental no se evalúa porque no lo exige la ley, independientemente del calibre del impacto que supone la eliminación de árboles maduros, incluidos los que de acuerdo con los propios planos del anteproyecto no sería necesario eliminar.

Pero, aunque el Ayuntamiento haya pasado de preocuparse por el futuro de los árboles de sus ciudadanos, lo cierto es que, aún sin querer, muchos de los árboles de la Avenida Primo de Rivera (empezando por los dos que ya nos han quitado) han quedado “retratados” en el anteproyecto.

Y han quedado “retratados” como no afectados por la obra del parking, como habéis podido apreciar en el plano que presenté más arriba.

Por tanto, considero que es responsabilidad del Ayuntamiento de Cáceres velar por la integridad de dichos árboles, y también que debemos exigir no sólo explicaciones sino también responsabilidades sobre los árboles que ya no gozan de integridad alguna, por la sencilla razón de que ya han sido desintegrados.

Por mi parte, quiero que quede claro que, cuando hablo del Ayuntamiento de Cáceres, no estoy hablando de política, de un determinado partido o de una determinada alcaldesa. El asunto es mucho más grave, está infiltrado como una metástasis y tiene ya una inercia tremenda.

No seamos ilusos, esto no lo vamos a cambiar de aquí a unos días simplemente cambiando de alcalde en las próximas elecciones, por muy perniciosa que haya resultado la actual alcaldesa para nuestros queridos árboles.

Vamos a necesitar hacer algo más que votar el próximo día 24. Vamos a tener que movernos y exigir nuestro derecho a ser bien administrados, a que el Ayuntamiento cumpla con sus obligaciones y a que responda por nuestro patrimonio.

¿Qué piensas tú? Háznolo saber a través de los comentarios.

Share This