Cuando ya creíamos que lo habíamos visto todo en la Avenida Virgen de Guadalupe, hemos amanecido hoy con un nuevo shock. No contentos con eliminar todos los árboles del antiguo bulevar central, parece que ahora el Ayuntamiento también pretende cargarse, aunque esta vez no por la vía rápida de la motosierra sino mediante lenta agonía, los que quedaban en las aceras.

Porque lo que hemos podido ver con ojos estupefactos esta misma mañana es que, después de haber hecho todos los alcorques nuevos en esta Avenida y de haber cubierto la tierra que quedaba expuesta en el interior de los mismos con grava (se supone que para facilitar el drenaje), se está proceciendo a encementar los alcorques para posteriormente adoquinarlos.

Esto o es el colmo de la idiocracia, o el colmo de la maldad política, o es el colmo de la estupidez. Lo que está claro es que, en el caso de esta avenida, esto ya es el colmo. Y debería ser también la gota que colme el vaso del aguante de los ciudadanos.

caceresverde-alcorque-cemento-proceso

En primer plano, un alcorque con grava, y tras él otro en el cual la grava que ya ha sido cubierta con cemento. Más atrás, otro alcorque en el que se están colocando los adoquines.

¿Para qué se hacen unos alcorques de más de un metro cuadrado, con sus bordillos, su tierra, su grava? ¿Para verter después encima de ellos una capa de cemento? Eso, aparte de despilfarrar el dinero de los ciudadanos (puesto que el alcorque deja de cumpilr su función), es despilfarrarlo para además condenar a los árboles a intentar sobrevivir entre el cemento.

Es como hacer un alcorque de unos escasos centímetros alrededor del tronco. Cuando se ven acabados, los adoquines presentan unas llagas o ranuras entre ellos que dan a entender que están previstas para facilitar un correcto drenaje… Pero se trata de un señuelo, de una burda trampa: lo que hay debajo no es sino cemento, mero cemento.

Cemento normal y corriente, no un cemento especial poroso ni nada que se le parezca. A los ciudadanos de Cáceres, si no lo remediamos ya mismo, nos van a entregar una avenida donde los árboles no sólo son muchos menos de los que había, sino que además tienen alcorques de mentira, puro atrezo con el que engañar, una vez más, al pisoteable ciudadano.

caceresverde-alcorque-cemento-adoquinando

Colocación de adoquines sobre la capa de cemento.

Hemos intentado hablar con el responsable de Parques y Jardines para que nos diera su opinión antes de publicar este artículo. Aún no nos ha sido posible mantener esa conversación, pero lanzamos esta alerta porque nos parece suficientemente urgente. Con quienes sí hemos conseguido hablar ha sido con los responsables de la obra, los cuales nos han corroborado que lo que se está echando sobre la grava es cemento normal y corriente. Ante nuestra pregunta de quién ha ordenado hacerlo así, nos han dicho que el Ayuntamiento quiere «el máximo de superficie pisable» en estas aceras. El afán por alicatar y encementar no tiene límites en esta ciudad que cada vez es más gris.

Desde CáceresVerde exigimos que se detenga y corrija inmediatamente esta auténtica barbaridad. Dudamos muchísimo que se haya contado con el visto bueno de Parques y Jardines para cometerla. Pero, ahora que la alerta está puesta en marcha, que hable quien tenga que hablar. Y por favor, que no nos mientan como en tantas ocasiones anteriores.

Vaya por delante que no estamos dispuestos a admitir que lo que se está haciendo es una solución válida y compatible con la salud de los árboles. ¿O es que en Cáceres somos más listos que en el resto del mundo y hemos descubierto de repente que los alcorques no valen para nada, inventando el alcorque de pacotilla, puramente decorativo, que simula un alcorque con drenaje pero que en realidad es impermeable gracias a su capa interior de cemento?

 

caceresverde-alcorques-adoquinados

Los alcorques ya terminados ofrecen un aspecto engañoso: los espacios entre los adoquines sugieren que se ha previsto el drenaje en toda la superfice del alcorque. En realidad, debajo existe una capa continua de cemento que hace inservible el alcorque. Es como si todo fuera acera, pero engañando al ciudadano. Alcorques pisables, ciudadanos pisoteables.

 

Share This